Detrás de la noche más terrorífica del año se esconde trabajo, esfuerzo, y muchos momentos emotivos. En esta entrada hablaremos sobre todo el proceso y cómo nuestros mayores han colaborado para conseguir una magnífica noche:

Primero la decoración:

Nos ponemos manos a la obra con manualidades ambientadas en la noche de halloween,

Primero unas calabazas colgantes realizadas con cartulina:

Y después el plato fuerte, que fueron los cuelgapuertas de Jack Skeleton:

Pero, ¿Pór qué han sido el plato fuerte?

Porque nuestros mayores no solo los crearon para su propia puerta, colaboraron entre ellos para fabricar los cuelgapuertas para las habitaciones de aquellos que no podían participar en el taller, compartiendo su tiempo y esfuerzo de manera altruista. Además, nos sorprendieron incluso cediendo el suyo propio para poder utilizarlo en dichas habitaciones. Un gesto que hace que una decoración de halloween sin importancia se convierta en algo especial.

Con nuestras manualidades y algunos retoques en el centro: telas, murciélagos y algunos terroríficos dibujos hechos a mano, la noche de halloween ya estaba preparada, y como es costumbre en nuestro centro, los niños de la falla Ingeniaro Manuel Maese se acercaron a pedir caramelos a nuestros mayores:

La noche encantó a nuestros mayores, a los más peques de la falla y también al equipo de Instituto Geriátrico Valenciano: