Llega un momento en la vida de todo adulto en el que hay que hacerse algunas preguntas importantes:

¿Siguen mis padres seguros en su casa?

¿Necesitan ayuda con las actividades cotidianas?

¿Les resultan demasiado difíciles algunas tareas domésticas?

¿Ser propietario de una vivienda es demasiado para ellos?

Desgraciadamente, todos debemos tomar estas decisiones a medida que envejecemos y, a menudo, recaen en los familiares de las personas mayores. Es entonces cuando suele surgir la conversación sobre las residencias de ancianos.

Las residencias de ancianos tienden a tener una connotación negativa con el envejecimiento, pero muchas veces realmente tienen más sentido para la propia salud y seguridad de una persona mayor.

Puede ser aterrador dejar el cuidado de un ser querido en manos de un perfecto desconocido. No obstante si te estás planteando una residencia de ancianos para un familiar, o incluso para ti mismo, querrás conocer las ventajas e inconvenientes de trasladarse a una y vivir allí a tiempo completo.

Para la persona mayor una de las decisiones más complicadas en la vida, implica la transición de vivir de forma independiente en casa a trasladarse a una residencia de ancianos, cuando la plena autonomía ya no es factible o segura.

Gran parte del estrés proviene de la idea del cambio y del miedo a la pérdida de independencia.

Ventajas de las residencias de ancianos

Cuidados a tiempo completo

A medida que los familiares envejecen, resulta cada vez más difícil cuidar de ellos nosotros mismos. Las agendas apretadas y la falta de formación médica pueden provocar un deterioro de la salud de nuestros familiares mayores cuando no somos capaces de cuidarles por completo.

Cuando viven en una residencia de ancianos, sus seres queridos reciben atención las 24 horas del día y a tiempo completo por parte de profesionales sanitarios cualificados y médicos con talento.

Si algo va mal en mitad de la noche, suele haber enfermeras en plantilla que acuden a ayudar en un instante. Durante el horario diurno, la mayoría de las residencias de ancianos cuentan con médicos altamente cualificados para prestar a los ancianos los cuidados que usted mismo no podría proporcionarles.

Esto puede proporcionarte una sensación de tranquilidad a ti y a los miembros de tu familia, de que tus seres queridos están siendo atendidos adecuadamente a todas horas del día.

Horarios estructurados

A las personas mayores les suele resultar más fácil funcionar cuando tienen un horario más estructurado.

Pero si un padre anciano vive en casa con sus hijos, que también pueden tener hijos propios y apretados horarios laborales, escolares y sociales, puede ser difícil para el familiar anciano seguir un horario regular.

A medida que envejecemos, es cada vez más importante seguir un horario, por lo que una de las principales ventajas de vivir en una residencia de ancianos es esta vida estructurada y programada.

Las comidas se ofrecen sólo a determinadas horas, las actividades sociales se programan para determinados momentos y siempre hay ayuda para regular el horario. Esto puede ser estupendo para la salud y el bienestar de tu familiar.

Vida social activa

actividades sociales en la residencia

Aparte del aburrimiento, una de las principales cargas emocionales de vivir solo es la soledad.

A veces resulta demasiado fácil para una persona mayor que vive con sus hijos instalarse en un estilo de vida inactivo.

Incluso las personas mayores que viven con su familia suelen estar alejadas de la socialización regular con sus iguales. Las residencias de ancianos están repletas de eventos divertidos y organizados para fomentar una red social sólida, y se ha demostrado que participar en este tipo de actividades evita la depresión en los adultos mayores y también ofrece otros beneficios generales para la salud.

En una residencia, siempre hay actividades sociales programadas, que fomentan la participación y la socialización de todos los residentes. Esto da a los mayores la oportunidad de conocer a otros residentes de su misma edad, mantener un estilo de vida más activo y convertirse en un miembro más de la comunidad.

Y lo mejor es que todas las actividades se llevan a cabo bajo la supervisión de los profesionales sanitarios cualificados de la residencia, lo que significa que tus padres o abuelos pueden disfrutar de todas las ventajas que ofrece la vida social, sin dejar de recibir los mejores cuidados disponibles en todo momento.

Ayuda con las tareas cotidianas

Una de las principales razones por las que las personas mayores no pueden vivir solas es la creciente dificultad para realizar tareas básicas como bañarse, vestirse, administrarse medicamentos y hacer recados. Los centros de enfermería proporcionan asistencia en estas tareas y muchas más, aliviando a los mayores de una carga que les causa un estrés innecesario.

Estimulación equilibrada

Cuando una persona mayor vive sola en casa, el aburrimiento y la falta de estimulación cognitiva y física pueden tener un efecto muy negativo en su salud general.

Por el contrario, una persona mayor que se muda con sus hijos adultos y nietos pequeños puede experimentar una estimulación abrumadora que es igualmente negativa para su salud.

Las residencias de ancianos, por el contrario, evalúan las capacidades de los residentes y ajustan su entorno a la cantidad adecuada de estímulos para una salud mental y física óptima.

Servicios de limpieza

Aunque tu ser querido sea muy independiente en su propia casa, casi nadie se resistiría a la idea de no tener que volver a fregar un inodoro.

El personal de las residencias de ancianos se encarga de todas las tareas de limpieza y de los servicios de lavandería -como en un hotel-, dejando a las personas mayores tiempo libre para dedicarlo a actividades, experiencias sociales y relajación.

Preparación de alimentos

Entre la artritis, la vista debilitada y los olvidos ocasionales, preparar las comidas puede ser una responsabilidad difícil -y a veces peligrosa- para los mayores, incluso cuando cocinan para uno solo.

Garantizar que reciben una nutrición suficiente también es un reto, por lo que las residencias de ancianos ofrecen comidas y tentempiés a lo largo del día y cuentan con dietistas entre su personal para garantizar que los residentes aprovechan al máximo cada comida.

Entorno seguro

Incluso con pequeñas modificaciones en el hogar, vivir solo puede ser muy inseguro para las personas mayores.

Las residencias de ancianos ofrecen un entorno totalmente seguro, con barras de apoyo, teléfonos de emergencia, detectores de humo que funcionan correctamente y otros equipos de seguridad. La supervisión las 24 horas del día también ayuda a prevenir lesiones, abusos financieros y otros tipos de fraude, a los que las personas mayores son especialmente vulnerables cuando viven de forma independiente.

Atención sanitaria in situ

Los residentes de las residencias y sus familias pueden estar tranquilos gracias a los servicios de atención sanitaria in situ y a los servicios de vigilancia de la salud las 24 horas del día.

Aunque muchas personas mayores siguen optando por visitar a su médico habitual fuera de las instalaciones para citas que no sean de emergencia, el personal del centro puede ayudar con la administración diaria de recetas, tratamiento médico de emergencia y consejos generales de salud cuando sea necesario.

Atención sanitaria especializada

ventajas en residencias de atencion medica permanenteLas personas mayores con problemas de salud graves encontrarán en las residencias un nivel de cuidados muy superior al que tendrían si vivieran solas o con su familia.

Además de proporcionar cuidados a personas con enfermedades como Alzheimer, demencia, Parkinson, cáncer y diabetes, muchas residencias ofrecen fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia para promover una alta calidad de vida y el bienestar general.

 

¿Quieres + info?

☎ Llámanos

📧 Por email

Residencia de Mayores Instituto Geríatrico: Opiniones de los Familiares de nuestros Residentes

  • Trato exquisito por parte de todo el personal del lugar hacia paciente y familiares. Mi abuelo pasó alli sus ultimos dias y nos tuvieron informados en todo momento de su estado, muy amablemente haciamos videoconferencia casi a diario y siempre estuvimos al corriente de lo que acontecia. Sinceramente, el trato personal inmejorable.Muchas gracias por todo.

    Abdon Jose Tarazona Picazo Avatar Abdon Jose Tarazona Picazo

    Estoy viendo alternativas para mi madre, hoy he estado en la Residencia y me ha recibido Quico (coordinador ) y Lorena ( Directora), el trato recibido personal y profesional ha sido excelente, la residencia está muy bien organizada, limpia y nos ha transmitido viendo a los residentes un ambiente muy familiar, muy cuidado y agradable. Lorena me ha explicado y asesorado de todas las alternativas y posibilidades que tenemos. Recomiendo completamente este centro y les felicito sinceramente por lo visto y por el trato recibido.

    Daniel Cantó de Castro Avatar Daniel Cantó de Castro

    Excelente trato, se nota y mucho su vocación por el cuidado de personas. Muy recomendable!!!

    Carlos Chordá Avatar Carlos Chordá
  • Qué puedo decir del Instituto Geriátrico? Pues que son parte de mi familia, cuidan a mi padre de maravilla y son todos muy atentos y profesionales. Y algo muy importante para mí es el cariño que le a mi padre a toda la familia que vamos. GRACIAS

    Amparo Valiente Avatar Amparo Valiente

    Personal responsable, amable y servicial

    Migarbo Avatar Migarbo

    Sólo paso por la puerta pero la comida que le sirven a nuestros mayores huele bastante bien. De mayor no me importaría vivir allí, cerca de donde siempre viví.

    Carlos Iranzo Avatar Carlos Iranzo

Desventajas de las residencias de ancianos

El precio no es barato

Uno de los mayores inconvenientes de las residencias de ancianos es su elevado coste.

Ingresar a un familiar mayor en una residencia puede costar a las familias miles de euros al año, y a menudo no es un gasto que la familia esté preparada para asumir todavía.

Si los padres han reservado parte de sus ahorros de jubilación para cubrir los costes de vivir en una residencia, no debería ser un problema. Pero si no se dispone de ese dinero, las residencias de ancianos pueden no ser una opción viable para muchas familias.

Falta de libertad

Después de llevar una vida plena e independiente, suele ser difícil convencer a una persona mayor para que se traslade a una residencia, donde puede perder gran parte de la sensación de libertad a la que se ha acostumbrado durante toda su vida.

Aunque un horario fijo puede ser beneficioso para su salud general, tus padres pueden echar de menos poder hacer lo que quieran cuando quieran. Muchas residencias de ancianos ofrecen actividades programadas en las que se anima a participar, pero no es necesario, lo que da a sus padres el derecho a elegir lo que quieren hacer.

Por lo tanto, aunque haya un horario fijo, puedes estar segura/o de que tu familiar seguirá teniendo la libertad de tomarse un día libre de las actividades programadas si así lo desea, lo que le dará al menos una cierta sensación de la libertad que una vez tuvo.

Historias de terror en residencias de ancianos

Quizás la razón por la que tanta gente tiene una opinión negativa de las residencias de ancianos es que hay muchas historias de terror que todos hemos oído.

Son historias de negligencia, abuso u otros malos tratos a las personas que tanto queremos. Aunque hay residencias de ancianos que tienen mala reputación, cuando busques una residencia para tu familiar, recurre a las recomendaciones de amigos y miembros de la comunidad.

Investiga antes de enviar a tu padre, madre o abuelo al centro, y visita tanto como puedas a tu familiar para asegurarte de que recibe la atención adecuada.